Universidades y empresas, fórmula en favor del saber

Emilio Sacristán Rock, Premio Nacional de Ciencias y Artes 2017, creador de una docena de compañías y poseedor de más de 25 patentes, académico e investigador, defiende la colaboración entre científicos e inversionistas para concretar avances que permitan un mejor nivel de vida a los pacientes.


dic 19 15:04


El investigador de la UNAM en entrevista con La Jornada. Foto Cristina Rodríguez

Ciudad de México. Emilio Sacristán Rock, ganador delPremio Nacional de Ciencias y Artes 2017 en la categoría Tecnología, Innovación y Diseño, es un investigador, inventor y emprendedor en el campo de la tecnología médica.

Este perfil y su posición a favor de la colaboración entre las universidades y las empresas, dice en entrevista el académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) unidad Iztapalapa, le han valido críticas entre sus colegas, porque consideran que se sale del papel de científico y se acerca al de empresario. Pero él sostiene que la transferencia del conocimiento a las empresas es la única vía para que las investigaciones científicas se conviertan en soluciones para los problemas que enfrentan los pacientes.

Ha creado una decena de empresas, tiene más de 25 patentes y dirige un centro universitario en el que se genera tecnología.

Sin apoyo del gobierno, lo demás no se puede dar

Se requiere financiamiento privado para desarrollar y distribuir la tecnología, plantea, y agrega que lo que no está a discusión es la necesidad de que el Estado financie las actividades científicas en México, pues considera que sólo el gobierno puede apoyar la investigación para que puedan florecer cosas que puedan funcionar. Sin un gran impulso y una gran aportación del gobierno a la investigación, lo demás no se puede dar.

Sacristán Rock realizó sus estudios universitarios en electrónica en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y tiene una maestría y un doctorado en ingeniería biomédica por el Instituto Politécnico de Worcester de Estados Unidos. Empezó a trabajar en proyectos de desarrollo tecnológico durante el posgrado.

Es responsable del Centro Nacional de Investigación en Imagenología e Instrumentación Médica (Ci3M) de la UAM Iztapalapa, que inició operaciones en 2004 y es miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Lee la nota completa aquí