Enfermedades complejas, epidemia del siglo XXI