Usted está aquí: Portada / Mundo / “Un ideal por el que estoy dispuesto a morir" *

“Un ideal por el que estoy dispuesto a morir" *

jue, 05 dic 2013 20:04

Bitácora de fotos

"He soñado con la idea de una democracia y una sociedad libre en la cual las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal el cual quiero vivir para verlo hecho realidad. Pero si para ello es necesario... es un ideal por el cual estoy preparado a morir.

Yo soy el primer acusado.

Tengo una licenciatura en Artes y ejercí de abogado en Johannesburgo durante varios años en colaboración con Oliver Tambo. Se me condena por salir del país sin permiso y por incitar a la gente a ir a la huelga a finales de mayo de 1961.

Ante todo, quiero decir que la sugerencia hecha por el Estado en su apertura, que la lucha en Sudáfrica está bajo la influencia de los extranjeros o los comunistas, es totalmente incorrecta. He hecho todo lo que hice como individuo y como líder de mi pueblo, por mi experiencia en Sudáfrica y por mi propio orgullo africano.

En mi juventud en Transkei escuché a los ancianos de mi tribu contar historias de los viejos tiempos. Entre los cuentos se mencionaban los de las guerras de nuestros antepasados que lucharon en defensa de la patria. Los nombres de Dingane y Bambata, Hintsa y Makana, Squngthi y Dalasile, Moshoeshoe y Sekhukhuni, se elogiaron como la gloria de toda la nación africana.

Yo esperaba entonces que la vida puede ofrecer la oportunidad de servir a mi pueblo y mi humilde contribución a su lucha por la libertad. Esto es lo que me ha motivado en todo lo que he hecho en relación con las acusaciones formuladas en mi contra en este caso.

Dicho esto, tengo que tratar de inmediato y con cierto detenimiento la cuestión de la violencia. Algunas de las cosas que hasta ahora se dijeron a la Corte son verdaderas y algunas son falsas. No obstante, niega que planeara sabotaje. Yo no tenía previsto en un espíritu de temeridad, ni porque tengo el amor de toda la violencia. Yo lo preví como resultado de un ambiente tranquilo y sobrio de evaluación de la situación política que había surgido después de muchos años de tiranía, la explotación y la opresión de mi pueblo por los blancos.

Reconozco inmediatamente que yo era una de las personas que ayudaron a formar Umkhonto we Sizwe, que desempeñó un papel destacado en sus asuntos hasta que fue detenido en agosto de 1962.

En la declaración que voy a hacer voy a corregir ciertas impresiones falsas que han sido creados por los testigos del Estado. Entre otras cosas, voy a demostrar que algunos de los actos mencionados en las pruebas no eran y no podrían haber sido cometidos por Umkhonto.

También me ocuparé de la relación entre el Congreso Nacional Africano y Umkhonto, y con la parte que personalmente he desempeñado en los asuntos de ambas organizaciones. Voy a tratar también el papel desempeñado por el Partido Comunista. Con el fin de explicar adecuadamente estas cuestiones, explicaré los objetivos establecidos por Umkhonto, los métodos prescritos para el logro de estos objetivos, y por qué se eligieron estos métodos.

Niego que Umkhonto haya sido responsable de una serie de actos que claramente queda fuera de la política de la organización, y que han sido atribuidos a nosotros. Sé qué justificación hay para estos actos, pero para demostrar que no podrían haber sido autorizados por Umkhonto, quiero referirme brevemente a las raíces y la política de la organización.

Ya he mencionado que yo era una de las personas que ayudaron a formar Umkhonto. Yo, y quienes iniciaron la organización, lo hicimos por dos razones. En primer lugar, considerar que, como resultado de la política del gobierno, la violencia para defender a los africanos se había convertido en algo inevitable, y que, a menos que se le diera un liderazgo responsable para canalizar y controlar los sentimientos de nuestro pueblo, habrían existido brotes de terrorismo que hubieran producido una intensidad de amargura y hostilidad entre las diversas razas de este país que no se habían producido, incluso por la guerra.

En segundo lugar, consideramos que sin violencia no se abriría la puerta a los africanos para tener éxito en su lucha contra el principio de la supremacía blanca. Todos los modos legítimos de expresar oposición a este principio se habían cerrado por la legislación, y nos colocó en una posición en la que habíamos tenido a bien aceptar o un estado permanente de inferioridad o desafiar al gobierno. Elegimos desafiar a la ley.

En primer lugar, violamos la ley de una manera que evitó cualquier recurso a la violencia. Sin embargo, el Gobierno recurrió a una demostración de fuerza para aplastar a la oposición. Sólo entonces, hemos decidido responder a la violencia con violencia. Pero la violencia que hemos elegido no acepta el terrorismo.

Nosotros, quienes formamos Umkhonto, así como todos los miembros del Congreso Nacional Africano, teníamos detrás la tradición de la no violencia y la negociación como medio de resolver las controversias políticas.

Creemos que Sudáfrica pertenece a todas las personas que viven en ella, y no a un grupo, ya sea blanco o negro. No queríamos una guerra interracial, y tratamos de evitarlo hasta el último minuto. Si la Corte tiene dudas acerca de esto, puede ver que toda la historia de nuestra organización llevó a cabo lo que he dicho, y lo voy a decir posteriormente cuando describa las tácticas que Umkhonto decidió adoptar. Quiero, por tanto, decir algo sobre el Congreso Nacional Africano.

El Congreso Nacional Africano (CNA) se formó en 1912 para defender los derechos de los africanos que se vieron gravemente limitados por la Ley de Sudáfrica, y que luego se vieron amenazados por la Ley de tierras nativas por 37 años -es decir, hasta 1949- año en el que el Congreso se adhirió estrictamente a la lucha constitucional.

Presentó demandas y resoluciones, y envió al Gobierno a las delegaciones con la creencia de que las reclamaciones de África podrían ser resueltas por medios pacíficos y que los africanos podrían avanzar gradualmente al pleno uso de sus derechos políticos. Pero los gobiernos de blancos permanecieron indiferentes, y los derechos de los africanos fueron disminuyendo en lugar de ampliarse.

En palabras de mi jefe, Jefe Lutuli, quien se convirtió en Presidente del CNA en 1952, y que más tarde fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz:

"¿Quién niega que treinta años de mi vida se han gastado en vano en golpear con paciencia, moderación y modestamente una puerta cerrada y prohibida? ¿Cuáles han sido los frutos de la moderación? En los últimos treinta años se ha producido el mayor número de leyes que restringen nuestros derechos y el progreso; hasta el día de hoy hemos llegado a una etapa en la que casi no tenemos derechos en absoluto".

Incluso después de 1949, el CNA sigue decidido a evitar la violencia. En este momento, sin embargo, hubo un cambio constitucional sobre los medios de protesta que se habían empleado en el pasado. El cambio se materializó tras una protesta contra la legislación del apartheid por medios pacíficos, pero ilegal; manifestaciones en contra de determinadas leyes.

De conformidad con esta política del CNA, se puso en marcha la Campaña de Desafío, que fue puesta a cargo de voluntarios. Esta campaña se basó en los principios de resistencia pasiva. Más de 8 mil 500 personas desafiaron a las leyes del apartheid y se fueron a la cárcel. Sin embargo, no hubo un sólo caso de violencia en el curso de esta campaña por parte de cualquier manifestante. Yo y diecinueve colegas fuimos condenados por el papel que desempeñamos en la organización de la campaña.

Este fue el momento en el que fue creado el voluntariado de la sección del CNA, y cuando la palabra 'Amadelakufa' 'Amadelakufa' se utilizó por primera vez: éste fue el momento en que se pidió a los voluntarios que se comprometieran a defender ciertos principios. Pruebas relativas a los voluntarios y sus promesas se han introducido en este caso, pero completamente fuera de contexto. Los voluntarios no eran, y no son soldados de un ejército negro que se comprometieron a luchar una guerra civil contra los blancos.

Ellos estaban y están dedicados a los trabajadores, están dispuestos a conducir las campañas iniciadas por el CNA para distribuir folletos, la organización de huelgas, o hacer lo que la campaña requería. Se llaman los voluntarios, ya que los voluntarios hacen frente a las penas de prisión y azotes que ahora están previstas por el legislativo para tales actos.

Durante la Campaña de Desafío, la Ley de seguridad pública y la Ley de enmienda del Código Penal se aprobaron. Los presentes Estatutos establecieron penas más severas para los delitos cometidos por protestas en contra de las leyes. A pesar de ello, las protestas continuaron y el CNA se adhirió a su política de no violencia.

En 1956, 156 miembros destacados de la Alianza del Congreso, incluido yo mismo, fuimos detenidos bajo la acusación de alta traición y cargos relacionados con la Ley de Represión del Comunismo. La política no violenta del CNA fue puesta en cuestión por el Estado, pero cuando el Tribunal dictó sentencia unos cinco años más tarde, se encontró que el CNA no tenía una política violenta. Fuimos absueltos de todos los cargos, entre los que estaban que el CNA había tratado de crear un Estado comunista en lugar del régimen actual. El gobierno siempre ha tratado de etiquetar a todos sus oponentes como comunistas. Esta afirmación se ha repetido en el presente caso, pero como voy a mostrar, el CNA no es, ni nunca ha sido, una organización comunista.

[...]

En 1960 se produjo el tiroteo en Sharpeville, lo que provocó la proclamación de un estado de emergencia y la declaración del CNA como una organización ilícita. Mis colegas y yo, después de una cuidadosa consideración, decidimos no obedecer este decreto. Los africanos formaban parte del gobierno y no de las leyes por las que se rigen. Creímos en las palabras de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que «la voluntad del pueblo es la base de la autoridad del Gobierno", y para nosotros aceptar la prohibición equivalía a aceptar el silencio de los africanos de todos los tiempos.

El CNA se negó a su disolución y pasó a la clandestinidad. Creíamos que era nuestro deber preservar esta organización que había sido construida a lo largo de casi cincuenta años de incesante trabajo. No me cabe duda de que no se respetó la libertad. El gobierno declaró ilegal una organización en la que no tenía voz.

En 1960 el gobierno celebró un referéndum que condujo a la creación de la República. Los africanos, que constituyen aproximadamente el 70% de la población de Sudáfrica, no tenían derecho a voto, y ni siquiera fueron consultados sobre la propuesta de cambio constitucional.

Tomamos una resolución para celebrar una Conferencia Africana y convocar a una Convención Nacional, así como organizar manifestaciones masivas en vísperas de la aprobación de la República no deseada, si el gobierno no detenía la Convención.

A la conferencia asistieron los africanos de diversas tendencias políticas. Yo era el Secretario de la Conferencia y me comprometí a ser responsable de que la organización nacional fuera convocada en coincidencia con la declaración de la República. Como todas las huelgas son ilegales para los africanos, la persona de la organización de dicha huelga debe evitar la detención. Fui escogido para ser esa persona, y, en consecuencia, tuve que dejar mi casa, mi familia y las actividades y pasar a la clandestinidad para evitar la detención.

Iba a ser una manifestación pacífica. Se dieron instrucciones a los organizadores y los miembros para evitar cualquier recurso a la violencia. La respuesta del gobierno fue la introducción de nuevas y más severas leyes, a fin de movilizar sus fuerzas armadas, vehículos armados y soldados hacia los municipios, en una masiva demostración de fuerza destinada a intimidar a la gente. Esta fue una indicación de que el hobierno decidió pronunciarse sólo por la fuerza, y esta decisión fue un hito en el camino a Umkhonto.

Algunos de estos hechos pueden parecer irrelevantes para este juicio. De hecho, creo que nada de esto es irrelevante, pues espero que la Corte pueda apreciar la actitud adoptada finalmente por las diversas personas y organismos interesados en el Movimiento de Liberación Nacional. Cuando fui a la cárcel en 1962, la idea dominante fue que la pérdida de la vida debe ser evitada. Ahora sé que esto era así en 1963.

¿Vamos a ceder a la demostración de la fuerza y la amenaza, implícita en contra de la acción futura, o vamos a luchar contra ella? y en caso afirmativo ¿Cómo?

No teníamos ninguna duda de que teníamos que continuar la lucha. Cualquier otra cosa habría sido la más absoluta entrega. Nuestro problema no era el sí a la lucha, sino la forma de continuar la lucha. Nosotros, los del CNA siempre defendimos una democracia no racial, y redujimos todas las acciones que pudieran conducir a la competencia más lejos de lo que ya era.

Pero los hechos fueron que 50 de no-violencia provocaron legislaciones cada vez más represivas y la disminución de los derechos para los africanos. Puede que no sea fácil de entender para el Tribunal de Primera Instancia, pero es un hecho que durante mucho tiempo la gente ha estado hablando de la violencia -del día en que con su lucha contra el hombre blanco recuperará su país- y nosotros, los dirigentes del CNA, sin embargo, siempre hemos prevalecido sobre ellos para evitar la violencia y llevar a cabo los métodos pacíficos.

Cuando algunos de nosotros hablamos de esto en mayo y junio de 1961, fue evidente que nuestra política de alcanzar un Estado no racial por medio de la no violencia no había logrado nada. Nuestros seguidores estaban comenzando a perder la confianza en esta política y desarrollando de manera inquietante ideas terroristas.

No debe olvidarse esta vez que la violencia, de hecho, se convirtió en una característica de la escena política de Sudáfrica. Ha habido violencia en 1957 cuando las mujeres de Zeerust recibieron la orden de llevar pases; hubo violencia en 1958 con la ejecución de sacrificio de ganado en Sekhukhuniland; hubo violencia en 1959, cuando los habitantes de Cato Manor protestaron contra las redadas; hubo violencia en 1960 cuando el gobierno trató de imponer las autoridades de Pondoland bantú: 39 africanos murieron en estos disturbios.

En 1961 se habían producido disturbios en Warmbaths, y todo este tiempo el Transkei ha sido una masa de disturbios en ebullición. Cada perturbación evidenció claramente que entre los africanos crecía la creencia de que la violencia era la única manera de salir -se puso de manifiesto que un gobierno que utiliza la fuerza para mantener su estado enseña al oprimido a usar la fuerza para oponerse a él-.

Ya habían surgido espontáneamente pequeños grupos en las zonas urbanas para hacer planes sobre las formas violentas de lucha política. Ahora se plantea como un peligro el que estos grupos adopten el terrorismo contra los africanos, así contra los blancos, si no se dirige. Es particularmente inquietante el tipo de violencia que ha surgido en lugares como Zeerust, Sekhukhuniland, y Pondoland entre los africanos. Es cada vez más la forma, no de lucha contra el gobierno, sino de la lucha civil entre ellos, llevada a cabo de tal manera que no se puede esperar algo más que pérdidas de vidas humanas y amargura.

A principios de junio de 1961, después de una larga y ansiosa evaluación de la situación de Sudáfrica, algunos colegas y yo llegamos a la conclusión de que, como la violencia en este país era inevitable, no sería realista y sería negativo para que los dirigentes africanos, que se siguiera la predicación de la paz y la no-violencia, en un momento en que el gobierno respondió a las exigencias de paz con la fuerza.

Esta conclusión a la que no fue fácil llegar, se dio sólo cuando todo lo demás había fracasado, cuando todos los canales de protesta pacífica se habían prohibido para nosotros, se tomó la decisión de embarcarse en formas violentas de lucha política, y para formar Umkhonto we Sizwe.

No lo hicimos porque lo desearamos, sino únicamente porque el gobierno no nos dejó otra elección. En el Manifiesto de Umkhonto publicado el 16 de diciembre de 1961, que es la Exhibición AD, se dijo:

“No vamos a presentar y no tenemos otra opción que volver a golpear por todos los medios a nuestro alcance, en defensa de nuestro pueblo, nuestro futuro y nuestra libertad”.

Este era nuestro sentimiento en junio de 1961, cuando se decidió presionar para un cambio en la política del Movimiento de Liberación Nacional. Sólo puedo decir que me sentí moralmente obligado a hacer lo que hice.

No voy a hablar sobre quienes eran o qué dijeron, pero quiero abordar la función del Congreso Nacional Africano en esta fase de la lucha, con la política y los objetivos del Umkhonto. Se formó una visión clara que se puede resumir de la siguiente manera:

1. Era una organización política de masas con una función política que cumplir. Sus miembros se sumaron a la política de no-violencia.

2. Por todo esto, no pueden comprometerse con la violencia. Esto debe subrayarse. Tampoco sería políticamente correcto, ya que daría lugar a los miembros a dejar de llevar a cabo esta actividad esencial: la propaganda política y la organización.

3. Por otra parte, en vista de esta situación que he descrito, el CNA estaba dispuesto a apartarse de sus 50 de la política de no violencia a la presente medida en que ya no desaprueban la violencia debidamente controlada. De ahí que los miembros que se comprometieron a dicha actividad no deben estar sujetos a una acción disciplinaria por el CNA.

Como resultado de esta decisión, Umkhonto se formó en noviembre de 1961. Cuando se tomó esta decisión y, posteriormente, se formularon nuestros planes, el CNA estuvo con nosotros. Pensamos que el país se derivaba hacia una guerra civil en la que negros y blancos lucharían entre sí. Vimos la situación con alarma.

La guerra civil podría significar la destrucción de ANC; con la guerra civil la paz racial sería más difícil de lograr que nunca. Ya tenemos ejemplos en la historia de Sudáfrica de los resultados de la guerra. Las cicatrices de la guerra en Sudáfrica se tardaron más de 50 en desaparecer. ¿Cuánto tiempo haría falta para erradicar las cicatrices interraciales de la guerra civil, misma que no podría ser combatida sin una gran pérdida de vidas en ambos lados?

Evitar la guerra civil ha dominado nuestro pensamiento durante muchos años, pero cuando se decidió adoptar la violencia como parte de nuestra política, nos dimos cuenta de que podría haber un día en el que deberíamos hacer frente a la perspectiva de una guerra. Esto tuvo que tenerse en cuenta en la formulación de nuestros planes. Nos exigió un plan que fuera flexible y que nos permitiera actuar de acuerdo con las necesidades de los tiempos y, sobre todo, el plan tenía que incluir una guerra civil, que se reconoció como el último recurso, y dejó la decisión sobre esta cuestión para el futuro. No queríamos que se comprometieran a la guerra civil, pero queríamos estar listos si se hacía inevitable.

Hay cuatro formas de violencia posible. Hay sabotaje, hay guerrilla, hay terrorismo, y hay revolución. Decidimos adoptar el primer método antes de tomar cualquier otra decisión.

A la luz de nuestro compromiso político de fondo, la elección era lógica. Sabotaje no implica la pérdida de vidas y ofrece la mejor esperanza para las futuras relaciones raciales. La amargura se limitará al mínimo y si la política ha dado sus frutos, el gobierno democrático podría convertirse en una realidad. Esto es lo que sentí en ese momento, y esto es lo que dijimos en nuestro Manifiesto.

Esperamos que no sea demasiado tarde, de modo que tanto el gobierno y sus políticas puedan ser cambiadas antes de que las cosas lleguen a la desesperada situación de guerra civil.

El plan inicial se basaba en un análisis cuidadoso de la situación política y económica de nuestro país. Creímos que Sudáfrica depende en gran medida de capital extranjero y el comercio exterior. Pensamos que la destrucción planificada de plantas de energía, y la interferencia con el ferrocarril y las comunicaciones telefónicas, que tienden a asustar a los capitales del país, hacen más difícil que las mercancías procedentes de las zonas industriales lleguen a los puertos marítimos en los plazos previstos, y en el largo plazo ser una pesada carga para la vida económica del país, lo que obligaría a los electores del país a reconsiderar su posición.

Ataques a la cadena de la vida económica del país, y sabotajes a los edificios del gobierno y otros símbolos del apartheid. Estos ataques podrían servir como fuente de inspiración para nuestro pueblo. Además, sería una salida para aquellas personas que pretendían la adopción de métodos violentos y nos permitiría dar pruebas concretas a nuestros seguidores que habían adoptado una línea más atrás y estaban luchando contra el gobierno de la violencia.

Además, si la acción de masas se llevaba a cabo, las represalias serían en masa, pensamos que la simpatía por nuestra causa sería despertada en otros países, y que sería mayor la presión ejercida sobre el gobierno de Sudáfrica.

Entonces ese era el plan. Umkhonto fue creado para llevar a cabo el sabotaje, y se les dio instrucciones estrictas a sus miembros desde el principio, que en ningún caso se les hiera o mate a la gente en la planificación o ejecución de las operaciones. Estas instrucciones se han mencionado en las pruebas de 'Mr. X'.

Los asuntos de Umkhonto fueron controlados y dirigidos por un Consejo Nacional de Alto Mando, que tiene facultades de cooptación y de lo que podría, y lo hizo, nombrar los comandos regionales. El Alto Mando es el órgano que determina los objetivos y las tácticas y estuvo a cargo de la formación y financiación.

Con el alto mando había Comandos Regionales que se encargaban de la dirección de los grupos locales de sabotaje. En el marco de la política establecida por el Consejo Nacional de Alto Mando, los comandos regionales tenían autoridad para seleccionar los objetivos a ser atacados. No tenían autoridad para ir más allá del marco y por lo tanto no tienen autoridad para iniciar los actos que ponen en peligro la vida, o que no encajan en el plan general de sabotaje.

Umkhonto tuvo su primera operación el 16 de diciembre de 1961, cuando los edificios de gobierno en Johannesburgo, Port Elizabeth y Durban, fueron atacados. La selección de los objetivos es la prueba de la política a la que me he referido.

Sin embargo, el sabotaje que se comprometió antes del 16 de diciembre 1961 contra edificios con personas fue obra de grupos aislados y no tenía ninguna relación con Umkhonto. De hecho, algunos de estos y una serie de actos más tarde fueron adjudicados por otras organizaciones.

El manifiesto de Umkhonto se publicó en el día en que comenzaron las operaciones. La respuesta a nuestras acciones y Manifiesto de la población blanca era característicamente violento. El Gobierno amenazó con tomar medidas enérgicas, y exhortó a sus seguidores a mantenerse firmes y hacer caso omiso de las demandas de los africanos. Los blancos no respondieron sugiriendo cambio, sino que respondieron a nuestro llamamiento al sugerir la laager.

En contraste, la respuesta de los africanos fue de aliento. De repente existe la esperanza de nuevo. Las cosas estaban sucediendo. Una gran cantidad de entusiasmo generado por los éxitos iniciales, y la gente comenzó a especular sobre cómo la libertad pronto se obtendría.
[...]

Sudáfrica es el país más rico de África y podría ser uno de los países más ricos del mundo. Pero es una tierra de extremos y contrastes muy marcados. Los blancos disfrutan de lo que bien podía ser el nivel más alto de vida del mundo, mientras que los africanos viven en pobreza y miseria.

El 40% de los africanos viven sin esperanza, en condiciones de pobreza inimaginables. Los más prósperos viven en Johannesburgo, y aun así su situación es desesperada. Las últimas cifras a 25 de marzo de 1964 muestran que el 42.84% de las familias viven por debajo del umbral de la pobreza. En estos casos, la pobreza va de la mano de la malnutrición y de las enfermedades: tuberculosis, gastroenteritis, escorbuto... traen la muerte y la destrucción de la salud.

La incidencia de la mortalidad infantil es una de las más altas del mundo. Según la oficina médica de Pretoria, la tuberculosis mata a 40 personas al día (casi todos africanos), y en 1961 hubo 58 mil 491 nuevos casos registrados.

Las enfermedades no sólo destrozan los órganos vitales sino que dan como resultado falta de inteligencia y de iniciativa y reduce el poder de concentración. Los efectos secundarios de tales condiciones afectan al conjunto de toda la comunidad y al rendimiento de los trabajadores.

El reproche de los africanos, ahora bien, es no sólo que ellos son pobres y que los blancos son ricos, sino que las leyes, que están hechas por los blancos, están destinadas a preservar esta situación. Hay dos maneras de romper con la pobreza. La primera es mediante una adecuada educación, y la segunda es adquirir una mayor profesionalidad de los propios trabajadores y de esta manera adquirir unos mayores salarios. Estas dos vías de salvación están deliberadamente cortadas por la legislación de los blancos.

El presente gobierno ha impedido siempre que los africanos adquieran una adecuada educación. Una de sus primeras medidas después de tomar el poder, es de eliminar todos los subsidios a las escuelas africanas. Muchos niños africanos que asistían a las escuelas dependían de estos subsidios. Este fue un acto cruel.

Existe la educación obligatoria para todos los blancos, y virtualmente sin coste alguno para sus padres, sean ricos o pobres. Las mismas condiciones no se adjudican a los niños africanos. A menudo, los niños africanos tienen que pagar más por su escolarización que los niños blancos.

El gobierno a menudo responde a estas críticas diciendo que los africanos de Sudáfrica son mejores económicamente que cualquiera de los otros habitantes del resto del continente. Yo desconozco si esta afirmación es correcta o no. Pero aun siendo cierta, mientras los africanos estén concernidos, esto es irrelevante.

Nuestra queja no es que nosotros seamos pobres en comparación con la gente de otros países, sino que nosotros somos pobres en comparación con los blancos de nuestro propio país, y que esta situación está favorecida mediante legislación.

La ausencia de dignidad humana experimentada por los africanos es el resultado directo de la política de la supremacía blanca. La supremacía blanca implica la inferioridad de los negros. La legislación actual está designada a preservar dicha supremacía.

Por encima de todo, nosotros deseamos derechos políticos igualitarios, porque sin ellos, nuestras deficiencias serán permanentes. Sé que esto suena revolucionario para los blancos de este país, porque la mayoría de los votantes serán africanos. Esta es la razón por la que el hombre blanco teme a la democracia.

Esto es todo por lo que lucha el partido del CNA. Su batalla es realmente una batalla nacional. Es una batalla de la gente africana, inspirada por sus propios sufrimientos y su propia experiencia. Es una batalla por el derecho a vivir.

A lo largo de mi vida me he dedicado a luchar por los derechos de los africanos. He luchado contra la dominación blanca.

He soñado con la idea de una democracia.

comentarios de blog provistos por Disqus