Con la nueva burguesía aymara nace en Bolivia la arquitectura “neoandina”