Dos de los normalistas de Ayotzinapa permanecen graves en hospital de Guerrero