Maestros y alumnos de Ayotzinapa ya habían sido víctimas de 'cárteles'