El Coro Filarmónico de Praga estelariza uno de los hitos del festival Cervantino