Usted está aquí: Portada / Política / Vendo más droga que nadie en el mundo: 'El Chapo'

Vendo más droga que nadie en el mundo: 'El Chapo'

sáb, 09 ene 2016 20:26

Galería de imágenes: "El Chapo: una historia de capturas y fugas"

El Chapo Guzmán fue entrevistado por el actor y director Sean Penn en octubre pasado para la revista Rolling Stone.

La actriz Kate del Castillo fue la intermediaria para que se pudiera llevar a cabo, “nuestro boleto a la confianza de El Chapo”, cuenta el estadunidense en la nota subida este sábado al sitio de la revista.

Video en el cual El Chapo responde algunas de las preguntas de Sean Penn.

Penn escribe que una reunión de preparación previa a la visita a El Chapo, la realizó en el hotel St. Regis el pasado 28 de septiembre. ¿Quién se estaba hospedando en ese hotel también? El presidente Enrique Peña Nieto, en Nueva York para asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas. El colmo: Al salir del hotel, uno de los agentes de seguridad del mandatario mexicano le pide a Penn que se tome una selfie con él. “El México de hoy tiene, en los hechos, dos presidentes”, escribe el actor.

“Quiero dejar en claro que el contenido de esta entrevista es exclusivo para la señorita Kate del Castillo y el señor Sean Penn”, dice Guzmán Loera en un video que acompaña la nota.

El Chapo habla sobre su infancia y su incursión en el mundo del narcotráfico. Le preguntan cómo entró en contacto con la droga, y él responde: “De la edad de 15 años en delante, de donde yo soy, que es el municipio de Badiraguato, yo me crié en un rancho que se llama La Tuna. Por allá, hasta la fecha no hay oportunidades de trabajo. La única manera de tener dinero para comprar comida, para sobrevivir, es cultivar amapola, marihuana, y a esa edad comencé a sembrarla, cultivarla y venderla”.

El Chapo le dice a Sean Penn que le gustaría invertir en el sector energético, pero que debido a que su dinero es ilícito, “se restringen sus oportunidades de inversión. Cita (pero me pide que no los publique) a numerosas grandes empresas corruptas, en México y el extranjero. Menciona, con gustoso desdén, a varias que ha usado para lavar dinero, y que se quedan con su rajada del narcopastel”.

“Soy el mayor proveedor de heroína, metanfetamina, cocaína y marihuana al mundo. Tengo una flota de submarinos, aviones, camiones y barcos”, le dice el líder del cartel de Sinaloa al actor.

El pasado 2 de octubre, tras un viaje que inició en Los Ángeles y terminó en algún lugar de la sierra de México, el actor y Kate del Castillo fueron llevados a un encuentro que duró siete horas con uno de los hombres más buscados del mundo. Posteriormente, Penn lo entrevistó por teléfono y video.

El estadunidense describe con gran detalle el viaje. La llegada a alguna ciudad de México, el viaje en SUVs, luego en avionetas de seis plazas y de nuevo vía terrestre. En esta parte del trayecto, pasan un retén militar:“Dos soldados uniformados, con las armas listas, se acercan al vehículo. Alfredo (Guzmán, hijo de El Chapo) baja su ventanilla; los soldados se hacen para atrás, se ven avergonzados, nos dan el paso. Wow. Así es esto, el poder de la cara de un Guzmán. Y la corrupción de una institución”.

Finalmente, llegan a las nueve de la noche a una cabañas, en donde están El Chapo y su gente. Ahí cenan tacos, enchiladas, pollo, arroz, frijoles, salsa y carne asada, toman tequila y conversan hasta cerca de las cuatro de la mañana, según el cálculo de Penn. Se van a descansar y no han pasado ni dos horas cuando los levantan. Se avecina una tormenta. Si quieren salir de ahí, tiene que ser ya.

Durante la cena, Sean Penn logra que el narcotraficante acceda a que lo entreviste de modo formal. Acuerdan que será en ocho días.

Pero la cita no tiene lugar porque las autoridades obtienen pistas que los lleva a perseguir a El Chapo en Sinaloa y Durango. En esta entidad es donde casi logran atraparlo, en unas cabañas donde se refugiaba.

Por su lado, el actor cumple con su parte y, el 11 de octubre, avisa que estará esperando durante varias horas en un aeropuerto de alguna ciudad en México, con la esperanza de que alguien lo recoja a nombre de El Chapo. Cosa que nunca ocurre.

Siguen semanas de El Chapo huyendo y algunos mensajes intercambiados entre Kate del Castillo y el narcotraficante. El actor recibe un pitazo creíble de que la DEA supo de su viaje a México. Deciden que la situación está muy caliente y es demasiado peligroso intentar volver a ver al sinaloense en persona. Penn envía sus preguntas. El Chapo tarda en responder vía video. El actor se comienza a desesperar.

Finalmente, llega el video esperado por Sean Penn. “De las muchas preguntas que le envié a El Chapo, un camarógrafo fuera de cuadro plantea algunas de ellas directamente, parafrasea otras, suaviza muchas y se brinca algunas por completo”, escribe el actor.

Aquí algunas de las preguntas y respuestas:

¿Cree que sea responsable del alto nivel de adicción a las drogas en el mundo?

-No, eso es falso, porque el día en que yo no exista, no va a disminuir, para nada. ¿Narcotráfico? Eso es falso.

¿Se considera una persona violenta?

-No, señor.

¿Es dado a la violencia o lo usa como último recurso?

-Mire, todo lo que hago es defenderme, nada más. Pero, ¿inicio problemas? Nunca.

¿Cuáles son las perspectivas para este negocio? ¿Crees que desaparecerá? ¿O crecerá?

-No, no se acabará, porque conforme pasa el tiempo, somos más personas, y esto nunca terminará.

¿Cree que las actividades terroristas en Medio Oriente impactarán, de alguna manera, el futuro del narcotráfico?

-No, señor. No hace ninguna diferencia.

Vio cómo fueron los últimos días de Escobar. ¿Cómo imagina sus últimos días, respecto a este negocio?

-Sé que un día moriré. Espero que sea por causas naturales.

Respecto a sus actividades, ¿cuál cree que es el impacto en México? ¿Cree que hay un impacto sustancial?

-De ninguna manera. De ninguna manera.

¿Por qué?

-Porque el narcotráfico no depende de una sola persona. Depende de mucha gente.

¿Cuál es su opinión acerca de quién tiene la culpa aquí, los que venden las drogas, o los que usan las drogas y crean una demanda de ellas? ¿Cuál es la relación entre la producción, la venta y el consumo?

-Si no hubiera consumo, no habría ventas. Es verdad que el consumo crece más y más cada día. Así que se vende y se vende.

¿Cómo es su relación con su madre?

-¿Mi relación? Perfecta. Muy buena.

¿Es una de respeto?

-Sí, señor, respeto, afecto y amor.

¿Alguna vez tomó drogas?

-No, señor. Hace muchos años, sí, las probé. Pero, ¿un adicto? No.

¿Hace cuánto tiempo?

-No he probado drogas en los últimos 20 años.

¿Es verdad lo que dicen, de que las drogas destruyen a la humanidad y provocan daños?

-Bueno, eso es una realidad, que las drogas destruyen. Desgraciadamente, como le comento, donde yo me crié, no había otra manera, ni hay, de sobrevivir, no había otro camino, cómo llevar a cabo nuestra economía para poder vivir.

Si le pido que se defina como persona, si le pido que haga como si no es Joaquín, en vez es la persona que mejor lo conoce en el mundo, ¿cómo se definiría?

-Bueno, si lo conociera, con respeto, y desde mi punto de vista, es una persona que no busca problemas, de ninguna manera. De ninguna manera.

La entrevista inicia con una aclaración: la publicación fue revisada y aprobada por Guzmán Loera.

En enero de 2012, Kate del Castillo usó el formato largo de Twitter para decir: “Hoy creo más en el Chapo que en los gobiernos que me esconden verdades aunque sean dolorosas”. Y más adelante: “Señor Chapo, ¿no estaría padre que empezara a traficar con el  bien?”

El narcotraficante leyó el mensaje y en respuesta intentó enviarle flores por conducto de un abogado suyo. Penn narra que la actriz dio su dirección, pero que “con motivos gitanos propios de una actriz”, logró no recibir las flores.

Sean Penn cuenta que luego de que fue capturado El Chapo en febrero de 2014, en Mazatlán, productores estadunidenses lo buscaron, con propuestas de películas sobre su vida. Pero, si alguien lo iba a hacer, El Chapo quería que fuera Kate del Castillo. El mismo abogado la contactó, y siguió un intercambio de mensajes escritos entre la actriz y el narcotraficante.

Desde la supuesta cuenta de Alfredo Guzmán, hijo del narcotraficante, y quien tomó la foto del actor y el El Chapo, tuitean:

 

Por su parte, mandos de la Procuraduría General de la República (PGR) informaron que la imagen difundida por el New York Times forma parte de la nueva línea de investigación que se abrió en torno a Joaquín Guzmán Loera.

El viernes, en una conferencia de prensa realizada en el hangar de la institución mexicana, y que se realizó horas después de la detención del líder del cártel de Sinaloa, la procuradora Arely Gómez reveló que “otro aspecto importante que permitió precisar su ubicación, fue haber descubierto la intención de Guzmán Loera, de filmar una película biográfica, para lo que estableció comunicación con actrices y productores”.

Aquí puede leer la entrevista en inglés.