Se suma la charrería al patrimonio de la humanidad