Promotores del impuesto a refrescos, víctimas de un ‘spyware’