Con guiño para Trump, Merkel y Trudeau defienden el CETA