Robots muestran desafíos mayores de lo previsto en Fukushima