Literatura es destino, sostiene el escritor Agustín Monsreal