Ser periodista es más una sentencia a muerte que una profesión, señala AI