Deplora la Iglesia aparente protección al atacante de Machorro