La ayuda oficial apenas se asoma en Jojutla