Perdió su vivienda y fuente de trabajo; todos los días hace guardia en la acera