Grafiteros escalan a cima del mercado del arte contemporáneo