“No hay indicios de que aún haya gente con vida en el 286”