El cine "trash" y el drama social toman San Sebastián