Miedo y dudas marcan los días de niños en albergues