En la calle y con miedo, viven los niños damnificados por el temblor