Atacante de Las Vegas barajó objetivos en Chicago y Boston