Llevan a escena la tristeza clínica