Una de cada seis muertes estuvo relacionada con la contaminación en 2015