La mitad de los vertebrados en peligro de extinción viven en islas