Si quitan el límite de edad y de origen, la liga femenil mejorará