En el Cenart, imágenes inusuales de cementerios y sus sonidos