Terapia con toxina botulínica, opción ante parálisis cerebral