Claustro de Sor Juana ofrece “un altar de ambiente”