Nuevo método permite observar cómo las bacterias crean biopelículas