Pierde EI control de las últimas grandes ciudades