Con pinceladas rápidas, Manjarrez “atrapa el rictus del placer sexual”