El cambio climático empuja al planeta hacia un “punto de inflexión”