Sólo el 10% de crímenes contra periodistas obtiene sentencia condenatoria