Intromisión oficial y presupuesto, retos de autonomía universitaria