Cuento de ciencia ficción sirve al Cirque du Soleil para recordar a Soda Stereo