Silvio Rodríguez captó con su cámara la ilusión que llevó a los barrios de Cuba