Entre matracas y porras, Meade fue acogido “en la familia priísta”