Dejaron ciegos a 50 mayas y Cinépolis se lava las manos