Rusos, los más controlados rumbo a Pyeongchang