Pese a Trump, EU sigue en pie contra cambio climático