Confirman hallazgo de la más antigua evidencia de vida