Barcelona amarga la Navidad y hunde al Real Madrid