Se estima que 75% de los diabéticos no se apega al tratamiento