Difícil, repetir éxitos de 2017: Federer