Los ahora testigos protegidos presionaron a Miroslava para tratar de librar al narco