Hallado en Jerusalén sello de dos mil 700 años de antigüedad