El Salvador aún es uno de los países más violentos