En AL, la obesidad preocupa más que el hambre: FAO